Miriam y Javier

Desde el primer momento que visitamos la finca Prados Moros y conocimos a Ana, supimos que era el sitio donde nos queríamos casar. La finca cuenta con unas vistas increíbles y un ambiente donde todos los familiares disfrutaron del día tan especial. Aunque lo mejor de la finca no es el espacio, sino el grupo de personas (Ana, Nacho, Celia, Cecilia...) que hicieron que ese día fuera único y lo disfrutáramos junto con toda la gente que queremos. Gracias a todos/as por hacernos sentirnos de la familia. En cuanto al cóctel, comida, discoteca, recena, estuvo todo a gran nivel y todo los invitados nos dijeron que estuvo toda la boda espectacular. Así que gracias y se lo recomendamos al resto de futuros novios.