PATRICIA Y JORGE

El día que fuimos a conocer Prados Moros, nos enamoramos perdidamente de la finca. Vimos varias fincas más después, pero no fuimos capaces de quitarnos ésta de la cabeza. Cuando dimos un paso más y comenzamos a organizar nuestra boda allí, nos terminamos de enamorar de todo el equipo de Prados Moros. Celia es un amor y súper atenta, la mejor wedding planner que podríamos desear. A pesar de acribillarla con mil dudas ella siempre tenía un momento para mí. No sé qué habríamos hecho sin ella. Ana es la persona que te atiende personalmente en la finca y en nuestro caso, fue también nuestra oficiante. Qué decir de ella... es una persona increíble, tierna, sensible y cercana. Varios de nuestros invitados me preguntaron si era amiga nuestra, y yo desde luego ya lo sentía así. Estuvo pendiente de todo en todo momento y nos facilitó muchísimo las cosas, ayudándonos todo lo que podía. Nacho es el mejor DJ que he conocido. Nosotros no somos muy de discotecas, y en nuestra boda quedamos encantados y alucinados con el repertorio que puso habiéndole dado solamente algunas canciones para que conociese nuestros gustos. Es atento, cercano y con la música y el sonido es un auténtico hacha. Bea, María e Ignacio, no nos olvidamos de vosotros. Los perfectos anfitriones en una boda mágica. Podría enrollarme muchísimo más porque sólo guardo buenos recuerdos y buenos sentimientos de lo que ha sido mi experiencia con ellos. El entorno es increíble, la comida espectacular, la atención inmejorable. Cosas que a veces pasamos por alto como la música, el sonido, la sincronización de todos los momentos, la atención continua... hicisteis de ese día el mejor de nuestras vidas. Mis invitados la recuerdan con mucho cariño y muchos siguen diciendo que es la mejor boda que han visto nunca. Nunca terminaremos de agradeceros lo suficiente el habernos hecho vivir un día así. Os animo a todos los que estéis dudando en conocer Prados Moros sin dudarlo.